UN DÍA EN YANGON

Los invitados comienzan su día con una excursión al gran Buda reclinado en Chauk Htat Kyi, uno de los Buda reclinados más impresionantes del país, su sereno rostro está complementado con una corona con piedras preciosas incrustadas. Podemos continuar hacia un vecindario al noreste de Yangon para visitar un hogar local donde se encuentra uno de los pocos fabricantes de marionetas de la ciudad. Las marionetas son producidas por un pequeño negocio familiar, cada una fabricada a mano. Esta es una oportunidad única no solo para experimentar la vida local, sino también para admirar las habilidades industriales de esta familia que realiza una de las artesanías más tradicionales del país.

Luego, los invitados del taller pueden comprar una marioneta artesanal para llevar a casa como recuerdo. Generalmente se cree que el teatro de marionetas birmanas fue desarrollado para dramatizar las historias budistas Jataka con sus moralejas. Los bailarines reales se consideraban muy impuros para darles vida a los personajes principales que presentan las primeras encarnaciones de Buda. Después del almuerzo en un restaurante local, continuamos explorando la escena artística de Yangon y visitamos algunas de sus principales galerías de arte. En la noche cenamos en el Restaurante House of Memories, una mansión antigua colonial construida en un hermoso jardín..